Cómo elegir una vivienda para vivir

Una vez que la decisión de compra está tomada, se inicia el camino de busca y captura de un hogar, donde cada persona deberá analizar sus preferencias, para poder, así, delimitar su objeto de búsqueda.

Precio

Una de las claves más importantes es analizar las posibilidades económicas -nómina, ahorros e ingresos futuros que se prevean- y estipular la cantidad mensual que se puede dedicar a este concepto. La casuística es muy variada pero, a la hora de solicitar un préstamo hipotecario, se recomienda que la cuota mensual no sea superior al 40% de la nómina. Normalmente, las entidades bancarias no conceden créditos por un importe superior al 80% de la tasación del inmueble, aunque en algunos casos pueden llegar a ofrecer hasta el 100%.

La tipología de la vivienda

Unifamiliar, piso, una vivienda terminada o en construcción, en promoción, de segunda mano… Las posibilidades son múltiples; es importante tener claro este punto ya que influirá en el precio y la calidad de vida.

Ubicación

Las preferencias también pueden venir dadas en función de la situación del inmueble, en el centro, en las afueras, en el campo, etc. A la hora de plantearse esta cuestión debe tenerse en cuenta la repercusión económica que supone la distancia de la vivienda al lugar de trabajo y centros escolares.

Características de la vivienda

Los metros de superficie y de planta, si la vivienda es interior o exterior, la distribución interior de la casa, el número de dormitorios y baños determinarán el perfil de vivienda a buscar. El tipo de calefacción, la disponibilidad de trastero y garaje, y los gastos de comunidad también son factores a valorar.

Dónde buscar casa

Las fuentes son varias, pero hay que valerse de ellas teniendo siempre en cuenta tanto sus virtudes como sus limitaciones.

Buscadores de pisos en Internet

Existen bastantes buscadores, rápidos y cómodos, pero generalmente la oferta que presentan es bastante limitada. Su principal ventaja es que permiten recibir a diario las ofertas que se ajustan al perfil de la vivienda buscada, en precio y características.

De particular a particular

Económicamente es una de las formas más ventajosas, por el ahorro que supone en honorarios de agentes o agencias inmobiliarias. El principal inconveniente es que el comprador debe realizar por su cuenta todas las gestiones necesarias para asegurarse de que el inmueble reúne todos los materiales y requisitos legales para su venta.

Empresa promotora

Para la compra de un piso de primera mano, la empresa promotora, normalmente, ofrece la posibilidad de realizar mejoras mientras se construye la vivienda.

Agencia de la Propiedad Inmobiliaria (API)

Disponen de una gran oferta de pisos, experiencia y recursos para encontrar la vivienda deseada. Se encargan de todas las gestiones y trámites hasta la escritura pública de la vivienda. Su desventaja es que estos servicios tienen un costo; entre el 3% y el 5% del precio de la vivienda; pero también hay que valorar el ahorro de tiempo que supone para el comprador.

Por uno mismo

Se puede comenzar consultando los anuncios de la sección inmobiliaria de diarios o revistas especializadas, supone una avanzadilla, ya que especifican las características de la vivienda y su precio. Si tiene muy claro cuál es la zona donde desea vivir, puede optar por recorrerla y sacar partido del boca a boca.

Be the first to comment on "Cómo elegir una vivienda para vivir"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*