Consejos que permiten jubilarse antes de los 65 años

Derecho Transitorio. A partir de los 60 años los trabajadores por cuenta ajena que estén afiliados a alguna mutua laboral desde el 1 de enero de 1967, o antes, pueden solicitar la jubilación anticipada si cumplen con el resto de los requisitos generales. Por este supuesto la pensión se reduce, ya que al porcentaje resultante en función de los años cotizados se le aplica un coeficiente reductor del 8% por cada año que falte hasta los 65.

Jubilación parcial.A partir de los 60 años el trabajador puede firmar con su empresa un contrato de relevo. Así, su jornada laboral y su sueldo se reducirán entre un 30 y un 70%. Su jornada la completará un trabajador desempleado. Qué le queda

Jubilación forzosa por razones de empleo.Durante un año, de los 64 a los 65, el trabajador puede dejar su puesto a otro en situación de desempleo, si así lo indica su convenio colectivo. En este supuesto no se aplica ningún coeficiente reductor y se obtienen los mismos beneficios que se tendrían de haber llegado a los 65 años.

Por otras causas.El Gobierno puede beneficiar con una reducción de la edad obligatoria a quienes hayan realizado un trabajo considerado peligroso o insalubre con un elevado índice de mortalidad. Según la actividad realizada y la edad de cada trabajador se establecerán unos coeficientes bonificadores.

AYUDAS DEL GOBIERNO

Para fomentar la compra de vivienda, a partir del 1 de enero del 2002, el Gobierno español otorga a los jóvenes menores de 35 años una ayuda especial de 3.005 euros. El proyecto cuenta con un presupuesto de más de 540.900 euros para el primer año. El Plan de Vivienda se desarrollará desde el año 2002 hasta el 2005.

Además del apoyo económico para los jóvenes, el plan establece ayudas de hasta 4.207 euros para las familias numerosas, en función de la cantidad de hijos. También existirán beneficios para las personas con pocos ingresos y las familias con miembros minusválidos o ancianos.

VIVIENDAS SOCIALES Y DE ALQUILER

Además de las VPO existen otros dos tipos de viviendas de promoción pública. Las Viviendas Sociales van dirigidas a aquellas personas cuyos ingresos anuales oscilen entre 9.015 euros y 15.025 euros. La renta se paga anualmente. Se sitúa entre el 2% y el 4% del precio de la venta. La variación depende de los ingresos de los arrendatarios.

Las Viviendas de Alquiler van dirigidas a quienes tengan ingresos que fluctúen entre las 3.000 y 15.000 euros. Tanto en éstas como en las sociales, el ingreso máximo admitido puede alcanzar los 21.035 euros si se trata de una promoción gestionada por algún promotor. En el supuesto de movilizar una casa vacía para alquilar, en el caso de arrendamiento social se subvenciona el 8% del valor de la venta del piso.

DESCUENTO BANCARIO, OTRA OPCIÓN

El descuento es una operación mediante la cual el tenedor de un crédito no vencido obtiene su importe por anticipado. El titular cede su crédito al banco a cambio de que éste le pague el coste total del crédito. El banco, por tanto, tiene que desprenderse de una cantidad monetaria en concepto de un crédito aún no pagado por aquél a quien se otorgó.

Esto, evidentemente, no es gratuito. En función del tipo aplicable, el banco descuenta al tenedor del crédito una cantidad. El descuento se utiliza principalmente para las certificaciones de obra y el de las letras de cambio. Pueden descontarse también títulos-valores.

A diferencia de la línea de crédito, el descuento bancario es otra opción para conseguir financiación por parte de empresas y particulares aunque es más cara ya que salvo en la figura de anticipo de crédito añade el coste del timbrado a los efectos descontados.

CUENTA DE CRÉDITO: INTERESES Y COMISIONES

En la cuenta de crédito la entidad financiera pone a disposición del cliente un límite máximo de endeudamiento, del que éste irá disponiendo en función de sus necesidades. La cuenta de crédito funciona como una cuenta corriente: el cliente podrá disponer, pero también podrá ingresar. De hecho, el saldo puede ser ocasionalmente a su favor.

El banco establece dos tipos de interés: uno que aplica a los saldos deudores, y otro inferior -similar al de las cuentas corrientes- con el que remunera los saldos acreedores. El banco puede admitir que el cliente en ocasiones puntuales pueda disponer por encima del límite autorizado, pero en estos casos le aplicará un tipo de penalización durante el tiempo en que el crédito se encuentre excedido.

Las cuentas de crédito suelen llevar comisiones, destacando la comisión de apertura (entorno al 0,5% del límite concedido) y la comisión por límite no dispuesto (por ejemplo: si se solicita un crédito de 50.000 euros y el saldo medio utilizado es de 30.000 euros, esta comisión se aplica sobre los 20.000 euros restantes).

Be the first to comment on "Consejos que permiten jubilarse antes de los 65 años"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*